Piedras para el camino...


Vengo recuperando a cada paso las piedras del camino.
No he aprendido a tropezar, pero tropiezo,
ni tan siquiera aprendí a caminar.... pero camino. 
Perdóname amigo si hoy no alcé la mirada al coincidir contigo,
disculpa el agravio del despistado desorden de mi destino,
que se enreda en las huellas gastadas de ese sendero que ya he recorrido.

Regreso sobre mí para estar contigo,
me pesan tanto los bolsillos......
voy cogiendo cada piedra, cada rastro, cada indicio,
y a cada paso otra piedra, a cada paso otro guiño,
cada segundo una vida y cada vida un castigo.
Regálame la certeza de que el ayer quedará escondido.

Y cada piedra más peso, y en cada piedra un latido,
que va forjando mi vida, que va marcando el camino,
ayúdame con tus pasos para que tenga sentido,
levántame con tu abrazo pero tropieza conmigo,

Y si el camino se pierde, si se vislumbra el vacío,
sabrás que llevas el peso de la única piedra que olvido,
sabrás que cargas a cuestas la llave de un alma baldío,
el más ardiente deseo,
el más intenso y más frío,
el más humilde secreto,
que es este corazón mío.

Comentarios

  1. Anónimo17/6/11

    bonita cosa has escrito Raquel,a ver si yo aprendo a caminar ya que n hago otra cosa que tropezarme,pero sabes que lo intento con todas mis fuerzas.Un besote

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17/6/11

    "no, no lo estas". Soy el chico que siempre pierde, aquel que finge su sonrisa,el chico que aparenta ser fuerte pero que todos los días continua rompiéndose por dentro,el chico que está ahí sonriente y parece no tener problemas... aquel que contiene las lágrimas hasta que ha colgado el teléfono. Cuando digo "tranquilo Eneko,estas bien" realmente estoy esperando a alguien a quien de verdad le importe y diga: "no Eneko, no lo estás".

    ResponderEliminar
  3. Llevas a cuestas el propio peso de tu destino, pero nunca dudes que te acompaño en el camino, y cada vez que tropieces ahí estaré contigo, porque cuando yo haya caído sé que tú no te habrás ido.
    Llevo aquí tu corazón, bien guardado en mi bolsillo, y en tu dolor y en tu llanto, te abrigará del frío. "NO CAMINAS SOLO"

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18/6/11

    ...bendita la senda, bendito el sendero. Bendita la piedra que zurció mi calzado.....la que vino conmigo. y al llorar de mi sangre se quedó en el camino. La vereda me guía, sin reservas la cuido ella trajo esperanzas y no queda al olvido. Que no sufra la lluvia de arrastrar al rocío que la piedra mojada lima bien al hastío. Dos piedras tropiezan, no temas el ruido! porque en la noche callada lucirás con su brillo. Dulce, sereno, admirable, sublime...que cante la roca el surgir del destino. Con arena se forja el cristal diamantino, de los pasos maduros, reflejándote ...amigo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21/6/11

    Estupendo, donde pone alma baldio quedaria mejor club maldito.mi mas cordial enhorabuena. Ahora si que te has puesto las pilas¿La has escrito tu sola?Esto si que ha sido mirar hacia dentro. Me gusta, se la voy a enviar a mi sor. Un abrazo de tu hacker novato.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo23/6/11

    Si supieras que el andar
    desgasta el camino,
    el que deseé recorrer
    en los días de verde oscuro.
    Y miro atrás en las huellas y no es ese color,
    sino el brillo de lo perenne.
    Y las lágrimas forman colas
    para zambullirse en la tierra
    donde peregriné descalzo.
    Oteado por los seres omnipresentes,
    cuidadores en vigilia,
    y sus llantos y sus risas
    y mis quejas, aladas hojas brotando.
    Anido y descubro el fin y el fin
    me persigue y me agarra.
    Pequeña serenata diurna,
    que llega en buen momento,
    suelta tus acordes y nubla
    mi vista creyendo que es canto
    y no algarabía.
    Llegaste en lo perdido
    y encontraste lo olvidado.
    Soñando alzaste voz, mensajera
    de paisajes claros.
    Claros abiertos con fuerza de
    esmeril.
    Coros que aturden los círculos
    sagrados.
    Déjate llevar al lugar azul cielo, entre sombras no queridas,
    y llénate del mágico sonido
    angelical del trino.
    El lazo envuelve la caja
    humilde que te lleva en
    sorpresa grata e inesperada.
    Acogiste y abrigaste,
    mezcla de calor y frío.
    Árbol flexible que doblaste y erguiste
    de sabiduría.
    Acallada desde el sinfín,
    y al fin brotaste del todo
    y de la nada,
    para hacer tu castillo de
    cristal mojado con sangre de sacrificio.
    Mira y mírame, a donde
    conduce el saber, a no
    ocupar lugar en tu luz.
    La pendiente de la senda
    que lleva al alto,
    depende del alto.
    La sombra, de la luz y
    de lo alto.
    Lo alto de lo bajo.
    Lo bajo de los ojos que miran.
    La mirada del día.
    El día de la noche.
    La noche de la tarde.
    Lo que tardó la noche
    en encontrar el día.
    Momentos eternos...
    La eternidad sabe del futuro.
    El futuro no conoce sueños.
    Ese es su sitio.
    La nostalgia no amanece.
    Lo que amanece vive,
    lo que muere vive,
    lo que vive camina
    desgastando caminos.
    No sufras sin alegrarte
    de haber sufrido.
    No llores sin alegrarte
    de haber sembrado.
    No rías sin alegrarte
    de haber llorado.
    Ya estás, ya tocas,
    ya te sientes.
    Bendita la piedra
    del zapato, que huyó
    a la vereda creyendo
    hacerte daño.
    Bendita la vereda
    que te protegió del barranco.
    Bendito el barranco que divisó
    tu mirada a tiempo.
    Bendito el tiempo que te acompañó de la mano.
    Bendita la mano que se
    apoyó en tu hombro.
    Bendito tu hombro que
    sostuvo el peso y
    bendito el peso que se
    quitó de encima y
    se quedó en el camino.
    Bendito el camino desgastado
    al que conocí y fuimos
    hermanos.
    Bendito el camino a recorrer
    que ya conoceré y seremos
    amigos.
    Benditos los amigos que estuvieron
    y estarán a lo largo del camino.
    A más tardar, un suspiro,
    se abrirá en creciente melodía,
    dibujando tus danzas luminosas.
    A más tardar, un instante
    EL CAMINO

    ResponderEliminar
  7. Vacía los bolsillos, no mires atrás, no vuelvas atrás. Corre. Corre. Ponte en el camino hacia delante. Tropieza con tus piedras, con tus muros, con tus fortalezas infranqueables pero siempre dando un paso, otro paso adelante, con el sufrimiento, con la risa, con el dolor, con la esperanza, con el deseo. Siempre adelante, siempre hacia arriba. Vacía tus bolsillos, libera tu carga y sobre todo libera la que arrastras sin culpa. Que las piedras sean solo recuerdos, que se conviertan en deseos, construye escaleras con ellas, puentes para cruzar a otros mundos. Mundos más cálidos, mundos sin secretos. Mundos en los que podamos entender lo que en este jamás comprenderemos.

    ResponderEliminar
  8. Mi querido amigo... creeme que abrazo con ternura la intención de ánimo de tu "apropiado" comentario, pero debes saber que mis palabras van más allá de una actitud, mucho más allá de la aventura de caminar. Indomable, persistente, incansable y tenaz se dibuja este carácter mío que no sólo no me dejaría jamás correr para adelante sin mirar hacia atrás, sino que acarreo con gran pasión cada piedra que guardo de mi camino. Todas ellas forman el dolor, la esperanza, el deseo, la alegría, el sufrimiento, la risa... EL AMOR... porque no siempre tropecé, alguna encontré y alguna otra retrocedí para buscar. Todas ellas forman parte inseparable de mi ya, y las guardo en mi bolsillo porque con ellas construyo escaleras de chocolate, puentes de ilusiones y una gran y hermosa realidad, que es la esencia de personas que, por un motivo u otro me ayudan en el camino y me dan el valor y la fuerza para continuar siempre adelante. Te dejaré desviarte siempre que lo sientas así, pero nunca abandonaré la senda que nos mantiene unidos. Sabes bien que mi más anhelado bien es comprender ese enigma que esconde tu secreto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

*Volar, lo que se dice volar...*

¿Sus Ojos?

*In-Diferencia*