Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

¡ABRÁZAME!

Imagen
Hoy no me subo en las alas del viento, no buscaré la armonía en la inmensidad del cielo. Esta vez no quiero detener el tiempo, sólo ABRÁZAME. Los segundos convertidos en sonoros y vibrantes latidos del corazón, marcarán de forma precisa el camino del encuentro. Sólo un instante más y mi sueño convertido en pasión me acerca a tu ser. Un cruce de miradas y la más absoluta paz alrededor, ni una palabra, ni el más mínimo sonido. El brillo de tus ojos delata toda la ternura mientras que dos lágrimas atraviesan mi rostro dibujando el más hermoso sentimiento de amor desbordado en estallidos de brillo y sal. Comienza entonces la mágica danza de los sentidos... y cada poro de mi piel estremece al contacto con la tuya, energía y calor que se hacen fuego y pasión al mismo tiempo, encadenado de sentimientos declarados en cada gesto como nota reveladora del más celoso de los secretos. Y como si se tratara de una precisa arma de amor, guías tus manos por mi espalda, atrapando con verdadero mimo y dedicació…

EL FAROLERO

Imagen
El Farolero (El Principito) El quinto planeta era muy extraño. Era el más pequeño de todos. Había apenas lugar para alojar a un farol y el farolero. El principito no lograba explicarse para qué podían servir, en algún lugar del cielo, en un planeta sin casa ni población, un farol y un farolero. Cuando llegó al planeta saludó respetuosamente al farolero:
- Buenos días. ¿Por qué acabas de apagar el farol?
- Es la consigna - respondió el farolero - Buenos días.
- ¿Qué es la consigna?
- Apagar el farol. Buenas noches.
Y volvió a encenderlo.
- Pero, ¿Por qué acabas de encerderlo?
- Es la consigna - respondió el farolero.
- No comprendo - dijo el principito.
- No hay nada que comprender- dijo el farolero - .La consigna es la consigna. Buenos días.
Y apagó el farol.
Luego se enjugó la frente con un pañuelo a cuadros rojos.
Tengo un oficio terrible. Antes era razonable. Apagaba por la mañana y encendía la noche. Tenía el resto del día para descansar, y el resto de la noche de dormir...
- Y después de está é…